Las sales de schüssler son sales minerales que equilibran el metabolismo. Estimulan y regulan su capacidad autocurativa sin efectos secundarios ni contradicciones de ningún tipo.

Bajo la influencia de médicos como Hahnemann (1755-1843) padre de la Homeopatía que seguía el principio de la “ley de similares” según la cual “lo similar cura los similar”; Rudolf Virchow (1832-1902) descubridor de la unidad de vida mas pequeña del organismo, la célula; y el fisiólogo holandés Jacob Moleschott (1822-1893) que se basó en las sales minerales para estudiar el buen funcionamiento del cuerpo, el medico alemán Wilhelm Heinrich Schüssler desarrolló el método que lleva su nombre, Las sales de Schüssler.

El Dr. Schüssler siempre tuvo gran interés en la Ley del Mínimo la cual establece que la pérdida de salud se debe a la pérdida de ciertos minerales en las células. Según SchÁ¼ssler estas insuficiencias solo podían observarse en las cenizas de los cuerpos y analizándolas descubrió que en el tejido muscular se encontraba básicamente fosfato de potasio y de magnesio, en las membranas de las mucosas predominaba el cloruro potásico y en el tejido óseo el fosfato cálcico.

También tuvieron mucha importancia para SchÁüssler las investigaciones de Virchow el cual creía que para curar un tejido debían usarse aquellas sales que abundaban en el y al ser la célula la unidad de vida mas pequeña del organismo debían llevar las sales a las células enfermas. Para ello debían traspasar la membrana protectora de las células y para ello recurrió a las diluciones homeopáticas de forma que la sustancia se convirtiera en una partícula tan fina que lograra llegar al interior de la célula.

SchÁ¼ssler hizo otro importante descubrimiento: si las sales se encontraban en forma de polvo y se diluían en agua y se tomaban a sorbos, el producto era absorbido en su mayor parte por la mucosa bucal antes de llegar al estomago, lo que hace que el ácido clorhídrico del estomago no interfiriese en el proceso de absorción y el efecto del producto sea mucho mas rápido.

1.- Calcium Fluoratum (Fluoruro de Calcio)
Se encuentra en la epidermis, huesos, esmalte dental y fibras elásticas. Devuelve la tonicidad a la piel. Refuerza articulaciones, huesos y dientes y ayuda a la formación de tendones, huesos, dientes y uñas.

Usos: cicatrices problemáticas, inflamación de las glándulas mamarias, fibromas, lumbago, reumatismo, varices, ulceras varicosas, hemorroides, hongos de las uñas, psoriasis, osteoporosis.

2.- Calcium Phosphoricum (Fosfato de Calcio)
Es el tónico de las sales de SchÁ¼ssler. Está contenida en todas las células del organismo sobre todo en las óseas. Es indispensable para el crecimiento y nutrición del cuerpo. Se encuentra en el plasma sanguíneo, los glóbulos rojos, la saliva, los jugos gástricos, huesos, tejido conectivo, dientes.

Promueve la formación de glóbulos sanguíneos combatiendo así la anemia. Es muy eficaz para reforzar el organismo en casos de enfermedades debilitantes.

Usos: cefaleas, cólera infantil, problemas de dentición, diarrea, raquitismo, huesos pequeños y débiles, columna vertebral débil, hemorragias nasales, crecimiento alterado de los dientes, dolor de muelas, espasmos en bebés, espasmos musculares, hormigueo, rigidez de brazos y piernas, nerviosismo, osteoporosis.

3.- Ferum Phosphoricum (Fluoruro de Hierro)

Es el remedio contra la inflamación. El hierro se encuentra presente en la sangre, el tejido muscular, el bazo y el cabello. Tiene la propiedad de atraer el oxigeno lo que le hace un remedio esencial contra la anemia y en afecciones con alteraciones de glóbulos rojos.

Usos: anemia, bronquitis, congestión pulmonar, neumonía, fiebre, hemorragia nasal, incontinencia urinaria, inflamación aguda, otitis, sarampión, amigdalitis, dolores de cabeza, calambres, problemas circulatorios, dolor muscular, sistema inmune debilitado, gastritis, diarrea.

4.- Kalium Chloratum (Cloruro de Potasio)
Junto al cloruro sódico regula los líquidos corporales y se encarga del buen funcionamiento de los músculos y nervios. Influye en el metabolismo del azúcar, de las proteínas, en el control del latido del corazón y en la actividad estomacal e intestinal. Es muy útil para curar inflamaciones e infecciones de la piel.

De forma natural se encuentra en los glóbulos, músculos, células cerebrales y fluido intercelular.

Usos: bronquitis, nariz congestionada, eccemas, inflamación de la mucosa estomacal e intestinal, conjuntivitis, bursitis, artritis, inflamaciones provocadas por la fiebre, inflamación de tendones, herpes zoster, quemaduras, eccemas, otitis, rinitis aguda y crónica, sinusitis, problemas respiratorios.

5.- Kalium Phosphoricum (Fosfato de potasio)
Es el remedio para los nervios y músculos. Se encuentra en las células cerebrales, nerviosas y musculares. Ayuda a tratar el agotamiento mental, emocional y físico. Evita el deterioro del tejido muscular y nervioso. Regulando el contenido de potasio estabilizamos los nervios, la mente, las emociones y el cuerpo.

Usos: dermatitis de pañal, stress, debilidad general, debilitamiento muscular, debilidad coronaria, parálisis, insomnio.

6.- Kalium Sulfuricum (sulfato potásico)
Es importante para eliminar toxinas del organismo, junto al ferrum phosphoricum ayuda a transportar el oxigeno de los pulmones a las células.

Esta sal se encuentra en la piel, huesos, músculos y uñas. Estimula la formación de células cutáneas del cabello y las uñas. Es esencial para la curación de heridas y erupciones. También se usa para tratar resfriados e inflamaciones. Es el remedio por excelencia para la piel.

Usos: alteraciones hepáticas, todo tipo de inflamaciones de las mucosas, rinitis crónicas, eccemas, psoriasis, dermatitis, caspa, seborrea, reumatismo, ansiedad, asma, indigestión, depresión.

7.- Magnesium Phosphoricum (Fosfato de Magnesio)
Se encuentra en los músculos, glóbulos, nervios, cerebro, huesos y dientes.

Tiene la capacidad de disminuir los impulsos nerviosos que conducen a los músculos.

Usos: calambres, ciática, colecistitis, cólicos. Convulsiones, embarazo, hipo, palpitaciones espasmódicas del corazón, espasmos musculares, trastornos menstruales, migraña, agitación nerviosa, sensibilidad dental, dolor de estomago en los niños, tos ferina.

8.- Natrium Chloratum (cloruro sódico)
Reguladora del metabolismo hídrico. Regula los niveles de agua en el cuerpo. Es muy eficaz para tratar problemas de exceso de líquidos o para personas que sudan o lagrimean en exceso.

Usos: dispepsia ácida, eccema, hipocondría, melancolía, reumatismo, rinitis crónica, torceduras, sequedad de la piel y mucosas, gastritis, secreción nasal abundante, lagrimeo, diarrea frecuente.

9.- Natrium Phosphoricum (Fosfato de sodio)
Es el remedio para regular la acidez del cuerpo. Es componente de los glóbulos, los músculos, células nerviosas y cerebrales. Crea agua en el organismo descomponiendo el ácido láctico que se forma en los músculos en ácido carbónico y agua y eliminando el ácido carbónico a través del aparato respiratorio.

Usos: acidez estomacal, cólicos gástricos e intestinales, diarrea, espasmos causados por acidez estomacal, transpiración ácida, parásitos intestinales, reumatismo, gota, dolores digestivos en niños, asma, acne metabólico.

10.- Natrium Sulfuricum (Sulfato de Sodio)
Es la sal de la excreción y eliminación. Ayuda a eliminar líquidos excedentes del cuerpo. Reduce la cantidad de agua que absorbe el intestino grueso actuando como purificador.
Se encuentra en los fluidos intercelulares y promueve la división de células aumentando su número. Es regulador en los procesos hepáticos.

Usos: estreñimiento, diarrea, dificultad para digerir grasas, cólicos, flatulencia, edema, erupciones cutáneas, enuresis nocturna, procesos catarrales, reumatismo, acne, bronquitis, congestión hepática y pulmonar, inflamación de las vías biliares.

11.- Silicea (Ácido Silicílico)
Forma parte del tejido conjuntivo, epidermis, mucosas, pelo, nervios y especialmente huesos y dientes. Contribuye a mantener la elasticidad y firmeza de la piel.

Usos: reumatismo, gota, sudor excesivo en los pies, abscesos, fístulas, adenopatía, amigdalitis, anemia, bronquitis crónica, bulimia, cáncer, cefaleas, problemas de dentición, dismenorrea, periostitis, piorrea, problemas de crecimiento, raquitismo, tendinitis, endurecimiento de las arterias, arrugas faciales, quemaduras, cabello y uñas frágiles.

12.- Calcium Sulfuricum (Sulfato de Calcio)
Está presente de forma natural en los cartílagos y forma parte de los aminoácidos.

Estimula a las células encargadas de emitir hormonas y enzimas. Influye en la formación del tejido conjuntivo y tiene un efecto antiinflamatorio sobre la piel y refuerza el crecimiento de células nuevas.

Usos: supuración de la piel y membranas de las mucosas, trastornos del crecimiento, problemas reumáticos crónicos, alteración del funcionamiento hepático, dolor enrojecimiento, bronquitis, inflamación de los ganglios linfáticos, trastornos pulmonares crónicos, ulceras.

 

tiendavirtual50

Gastos de envio 3 euros.

Envíos gratis en compras superiores a 70 euros

Ver nuestras ofertas!!

Trucos Naturales

Importante

La información presentada en esta web es con fines informativos y educativos y no intenta reemplazar el consejo o tratamiento médico. 

Se aconseja que antes de iniciar un programa de salud se debe consultar a un profesional.
 
No se recomienda el uso combinado de suplementos herbarios o nutricionales y medicamentos de prescripción sin el consentimiento de un especialista.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies . Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos, consulte nuestra política de privacidad.

Acepto las cookies de este sitio.