¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

La calaguala (Polipodium calaguala L.) es un helecho originario del Perú usada desde la época de Mayas como purgante y para el cuidado y tratamiento de dolencias de la piel (vitiligo, psoriasis, dermatitis, acné  y eccemas). Contiene enediol que posee actividad antivírica e inmunosupresora, siendo muy útil en el tratamiento de psoriasis, dermatitis, eczemas y picores.

La cera virgen de abeja es un producto elaborado por las abejas obreras que la segregan mediante cuatro pares de glándulas situadas en el abdomen. Las abejas emplean la cera para construir los paneles y sellar la miel madura.

La cera se usa desde la antigüedad por el hombre para la fabricación de velas, jabones y otros productos cosmética. Se emplea frecuentemente en productos de cosmética ya que atrapa la humedad, suaviza la piel, la protege de la sequedad sin obstruir los poros y puede utilizarse como emulsificante. Por sus propiedades suavizantes y protectoras la cera de abeja protege la piel de la pérdida de la humedad.

El neroli es la esencia obtenida de la destilación de flores naranjos y en particular las del naranjo amargo, que se emplea en perfumería y gastronomía.

En cosmética el aceite esencial de neroli se utiliza como loción tónica facial por tener propiedades equilibrantes de la secreción sebácea, tensora o reafirmante.

El pensamiento (Viola tricolor L.) o trinitaria es una flor de la familia de la violeta de origen Europeo con propiedades diuréticas, laxantes, depurativas y expectorantes. También es eficaz para el cuidado de la piel.

El aceite de almendras (prunus dulcis) es un aceite rico en ácidos grasos insaturados y vitamina E. Tiene propiedades emoliente suavizante e hidratante. Equilibra, fortalece y calma todo tipo de piel, incluyendo las más sensibles, las pieles secas y escamadas.

El aceite de almendras es uno de los aceites más conocidos y usados en todo el mundo.

Te recomendamos