¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

El ácido alfa-lipóico es un nutriente excelente para detoxificar el hígado ya que incrementa los mecanismos de defensa antioxidantes en las células hepáticas. El brócoli es una fuente alimenticia del ácido alfa lipóico. También está presente en las espinacas y acelgas.

Las bayas de maqui (Aristotelia chilensis) son originarias de la Patagonia Chilena y han sido recolectadas desde la antigüedad por la etnia Mapuche. Es un fruto con propiedades energéticas que ha sido consumido por los Mapuches para aumentar la resistencia y fuerza.

El resveratrol favorece la longevidad de las personas ayudando a reparar los daños en las células. Es un polifenol presente en distintos frutos como puedan ser las moras, las nueces, los cacahuetes y el Knotweed japones, pero sobre todo lo encontramos en la uva negra.

La uva (vitis vinífera) destaca por ser un excelente aporte vitamínico y nutricional. Comer uvas frescas es una buena manera de desintoxicar el organismo, de ganar energía y de prevenir enfermedades cardiovasculares, así como una ayuda para superar estados de debilidad, anemia y convalecencia. Algunas variedades de uva, como la moscatel, son además diuréticas y laxantes por cuanto ayudan a activar el transito intestinal aliviando el estreñimiento.

Los antioxidantes (limpiadores de radicales libres) son un grupo de sustancias existentes en ciertos alimentos (vitaminas, minerales colorantes naturales y otros compuestos vegetales) y en enzimas que se encuentran en nuestro organismo e intervienen en multitud de procesos metabólicos (superóxido dismutasa, catalasa, glutation, coenzima Q10, etc) que neutralizan el daño que los radicales libres pueden causar en nuestro organismo.