¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

La ciruela (prunus domestica) es originaria del Cáucaso y desde ahí se introdujo en Italia y posteriormente en el resto de Europa. Es una fruta muy recomendable para las personas que padecen estreñimiento.

El albaricoque (prunus armeniaca) destaca por su abundancia en agua, fibra, potasio, hierro y su alto contenido betacaroteno que los hacen ideales para mantener una piel sana durante el verano. El consumo de cuatro o cinco albaricoques por la mañana ayuda a drenar los líquidos y los tóxicos retenidos.

El plátano ayuda a regular el estado de ánimo, es nutritivo y energético y una excelente fuente de potasio. Es una fruta rica en agua, hidratos de carbono y potasio. También contiene fibra, magnesio, fósforo, calcio y otras sales minerales.

Muchos creen que esta fruta fue la causante de la expulsión de Adán y Eva del paraíso aunque parece ser que un error de traducción del latín hizo confundir una manzana (malum) con el fruto del mal (malus).

El consumo de la pera (pirus comunis) está recomendado en caso de obesidad o sobrepeso por su efecto diurético y depurativo, para tratar los problemas de próstata, el aumento de la tensión arterial, retención de líquidos y en los problemas digestivos por su fácil y rápida digestión.